Currilla Vazquez

01 abril 2012

Entrada Triunfal: En Jerusalén


¡Bendito el Rey que viene en el
nombre del Señor!


Lucas 19: 38

Las enseñanzas de Domingo de Ramos son
una buena preparación para comprender mejor los
sublimes acontecimientos que conmemoramos.
La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, unos
días antes de su muerte, centró la atención
en Él como Señor.
Cuando Jesús envió a sus discípulos a buscar
el borriquito que había de montar, los instruyó para
que dijeran a los dueños:
"Porque el Señor lo necesita"
Esta fue la única ocasión, en que Jesús se dejó
tratar como Rey.
¿Por qué?
Para que fuera un testimonio a los judíos de todos
los siglos, que no pudieran decir:
Que nunca se declaró Mesías.

Era la Pascua en Jerusalén......
Jesús venia de Betania en compañía de sus discípulos.
Se habían unidos a ellos los peregrinos a la pascua
procedentes de Galilea.
Otra compañía, la formaban los que oyeron decir que
Jesús venía a Jerusalén para la Pascua, y salieron
de Jerusalén para recibirle.
La aldea de Betfagé (que significa casa de higos)
era un pueblecito situado en el camino entre
Jerusalén y Betania.
Al encontrarse las dos compañías, y ver a Jesús
cabalgando sobre el asnillo de la profecía
"comentado por los escribas de las sinagogas"
pensaron que era el cumplimiento de las profecías
y empezaron al unísono con el estribillo:
"¡Hosanna!" que significa... "Salva ahora"


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Digámosle de veras a Jesús
¡Hosanna!
Sálvame y redímeme con la sangre de:
Tu glorioso pacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada